La partida de José José en medio de problemas entre sus hijos y el misterio de qué pasará con sus restos

Spread the love
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

El intérprete pasó sus últimos años visitando médicos en lugar de escenarios. En su tierra natal lo recordaron con una reunión masiva al pie de su estatua e interpretando sus temas en lugares públicos

Partió uno de los últimos ídolos de la música en México, José José falleció a los 71 años en un hospital de Florida EEUU, por un cáncer de páncreas que lo aquejaba desde hace un par años.

Conocido como el “Príncipe de la canción”, tuvo una carrera ascendente en la parte musical, pero con altibajos en lo personal. Comenzó su carrera a los 22 años, interpretando “El Triste”. El cantante no imaginaba que gracias a ese tema se convertiría en un ícono de la música de habla hispana. Un éxito que no siempre supo enfrentar.

Los mejores tiempos no duraron

Era el año de 1972, todo el mundo le decía que estaba muy joven para destruirse de tal manera. Tenía 24 años, se había alimentado de ron y de cualquier estupefaciente que le ayudara a olvidarse de su primer divorcio con Kiki Herrera, según explicó en sus memorias “Esta es mi vida”. Pero lo haría después, con una relación nociva con Ana Elena Noreña (la madre de sus dos primeros hijos).

El declive de su carrera empezó a darse por la falta de dinero luego del saqueo de diferentes representantes y el despilfarro en fiestas y otros excesos. Por la ausencia de su voz, producto de una depresión. José José comenzó desde joven a vivir esporádicamente en centros de rehabilitación para drogadictos.

A principios de los noventa el artista, no le importaba que el esmoquin escondiera los excesos a los que fue sometido su cuerpo durante más de 20 años, que subiera a los escenarios con la mitad de su voz y pareciera un karaoke de sí mismo. Un día, en aquellos años, después de presentar el disco que lo precipitó a la decadencia, 40 y 20, salió a cantar borracho y tras entonar como pudo la primera canción se echó a llorar.

Poco antes de ser internado nuevamente en un centro para drogadictos, vivía en un taxi con un grupo al que apodaba “El escuadrón de la muerte”. Un día de resaca le preguntó a uno de ellos: “¿Por qué no nos hemos muerto todavía”, “Por las calorías del alcohol”, respondió el más veterano. Sara Salazar, “Sarita”, su última mujer, madre de su hija menor, es a quien le debe su resurrección de aquel agujero negro sin salida.

Ya sin voz, agotado por inyecciones de cortisona durante años, pues era lo único que le permitía disfrazar los síntomas de su autodestrucción, se dedicó a las telenovelas. “El Príncipe de la canción”, que había vendido más de 100 millones de discos, llenado el Madison Square Garden y el Radio City Music Hall de Nueva York en EEUU, además de las mejores plazas de Las Vegas, tuvo que recurrir a algunos papeles en Televisa para recuperarse económicamente.

En 2007 sufrió una parálisis facial en la mitad de su cara debido a la enfermedad de Lyme, que le afectó también al habla.

Fuente: Infobae

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Comments

comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Indicadores

Sábado 14 de Diciembre de 2019
  • UF: $28.294,43
  • Dólar: $768,69
  • Euro: $854,29
  • IPC: 0,10%
  • UTM: $49.623,00
  • Imacec: -3,40%
A %d blogueros les gusta esto: